48 horas en Sao Paulo

Si Buenos Aires es la Paris de Sudamérica, Sao Paulo es Nueva York. La oferta de una de las capitales más vivas de nuestro continente es tan amplia como única: restaurantes con estrellas Michelin, compras de lujo, música y una escena artística urbana y viva. Sácale partido a esta ciudad exuberante.

La playa, el agua de coco y la samba no tienen lugar aquí. Esta capital cosmopolita se ha transformado en un polo turístico de arte, gastronomía y arquitectura en Latinoamérica. Característicos en su paisaje son sus rascacielos, que bloquean el sol casi tanto como sus habituales cielos nublados. Abajo, restaurantes, museos y una escena urbana que engloba teatro y música, la vuelven tan viva como cualquiera de las grandes capitales del mundo.

A continuación, un recorrido por una ciudad moderna y llena de cosas por hacer.

Gastronomía de excepción. Hay diecisiete restaurantes en Brasil con una estrella Michelin y once de ellos están en São Paulo. El D.O.M, del renombrado chef Alex Atala, posee dos estrellas y está en el lugar 16 en el ranking de los mejores restaurantes del mundo. Y con una estrella destacan el Maní -en el barrio de Jardim Paulistano-, con la maestría de la chef Helena Rizzo en platos como el crocante de milho (una reinterpretación de la tortilla mexicana) o el lámen (ramen) de calamares con guisante, ajo negro y crocante de arroz. Otra joyita es el Fasano, perteneciente al tradicional hotel del mismo nombre y con sus dos menús de degustación a cargo de Luca Gozzani: uno dedicado a ingredientes de montaña y otro sólo con masas.

La Fifth Avenue de Brasil. La Avenida Paulista es el equivalente a la famosa avenida neoyorkina, repleta de rascacielos y una que otra mansión de principios del siglo XX que sobrevive al tren del progreso. Caminando entre tanto concreto, encontrarás un oasis de naturaleza como el Parque Trianon, un pedazo de la Mata Atlántica en medio de la ciudad. En esta avenida también está el MASP (Museo de Arte de São Paulo), con una de las mejores y más grandes colecciones de América Latina.

Una ciudad de moda. En el barrio de Jardins, las nueve cuadras de la calle Oscar Freire albergan un centenar de tiendas de lujo del nivel de Calvin Klein, Diesel y Tommy Hilfiger, además de las locales H.Stern, Melissa y Havaianas. Aquí es común divisar a celebridades nacionales mientras se descansa en los parklets, cómodos espacios con dispensadores de agua y wifi bajo las sombras de los árboles. Una postal típica de la zona es el colorido mural de Albert Einstein andando en bicicleta.

La arquitectura de Oscar Niemeyer. Casi todo rincón del São Paulo histórico es testigo del legado del mayor arquitecto brasileño. Partiendo por el imponente auditorio del Parque Ibirapuera, caracterizado por su lengua de fuego roja que sobresale de la estructura, para seguir con el Museu Afro Brasil –dedicado a la contribución de los afrodescendientes en la formación de la identidad nacional- o los gigantescos edificios Copan –una gran S habitada por más de dos mil personas en la Avenida Ipiranga- y Montreal. Todo siguiendo su declaración de principios: lo de Niemeyer no es el ángulo ni la línea recta, sino la curva libre y sensual de las montañas y ríos de Brasil.

Los barrios más bonitos. Más alejados del centro, barrios como el bohemio Vila Madalena son perfectos para degustar los mejores drinks brasileños, mucho más allá de la caipirinha, o recorrer arte callejero en pintorescos pasajes como el Beco do Batman; o Liberdade, la colonia japonesa más grande del mundo, llena de color y con un variado mercado los domingos. Al sur de la ciudad, Jardins mezcla sus espacios verdes y cafés con edificios y oficinas modernas, donde podrás ver a los paulistanos viviendo su estilo de vida ajetreado.

La noche. En una ciudad tan intensa como ésta no puede faltar una salida nocturna. No sólo la caipirinha del Bar Veloso y la samba que saca a bailar a cualquiera en el Ó de Borogodó. Si el tuyo es la música electrónica, entonces estás en la ciudad perfecta. La legendaria The Edge es el hot spot con su estilo futurista y sus djs renombrados mundialmente. El Provocateur también es un espacio de música electrónica; inaugurado en 2012 y con design alemán, es uno de los más lujosos de la ciudad.

 

 

Fuentes

nytimes.com

timeout.com.br

demodayviajes.com

elviajero.elpais.com

vejasp.abril.com.br

elnuevodia.com

eleconomista.com.mx









Comentarios


Compartir