48 horas en Buenos Aires: enamórate en un fin de semana

Un pedazo de Europa en Sudamérica. Una ciudad llena de historia y en constante reinvención. Buenos Aires está llena de arquitectura, arte, gastronomía y, por supuesto, de fiesta. Descubre cómo pasar 48 horas en la capital trasandina sin dejar de lado ninguno de sus imperdibles.

El encanto de la capital de Argentina no sólo se debe a su belleza arquitectónica o a su gente. También a su increíble oferta de restaurantes y espacios de arte, que reflejan el gusto de los porteños por la estética y la buena vida. Desde locales centenarios hasta propuestas más modernas, sus barrios esconden historias del pasado y del presente de una ciudad con atractivos de clase mundial, a sólo dos horas de vuelo desde Santiago.

Esta es una selección de esos lugares que, más allá del barrio La Boca o los teatros y pizzerías de calle Corrientes, no puedes dejar de conocer.

Arte con historia. El Museo de Arte Latinoamericano (MALBA), considerado por muchos como uno de los mejores del continente, es una propuesta reciente –fue inaugurado en 2001- que preserva cerca de 400 obras de grandes artistas latinoamericanos del siglo XX, ordenadas cronológicamente y por tendencia artística. Aquí encontrarás obras desde Frida Kahlo hasta el reputado argentino Antonio Berni.

De shopping. En pleno centro (Florida y Avenida Córdoba) están las míticas Galerías Pacífico, emplazadas en un centenario edificio que hasta hace poco era una galería de arte. Por eso, sus paredes exhiben obras maestras, además de alojar marcas internacionales como Chanel. Al interior se encuentra el imperdible Centro Cultural Borges, cuya nutrida cartelera incluye tango, teatro, ballet y artes visuales. En Recoleta (Av. Del Libertador y Posadas) no puedes perderte el pequeño pero muy exclusivo Patio Bullrich, el primer shopping de su tipo en la ciudad. Dentro de sus 68 locales encontrarás marcas como Cacharel, Salvatore Ferragamo, Ermenegildo Zegna y Rolex, además de las nacionales Paula Cahen D’Anvers, Jazmin Chebar y La Martina.

Café y vino. En el ondero barrio de Palermo encontrarás, además de prestigiosas boutiques, acogedores locales para probar estos dos bebestibles favoritos de los porteños. LAB Tostadores de Café es una de las cafeterías más afamadas de la ciudad; se caracteriza por su diseño industrial y su amplia variedad de bebidas a base de espresso y café filtrado. A sólo unas cuadras de ahí, Ser y Tiempo es un bar conocido y aplaudido por su oferta basada en vinos boutique locales, con catas a ciegas de tres variedades distintas.

Cocktails entre flores. Detrás de Florería Atlántico, donde se vende una amplia variedad de flores de estación, está escondido uno de los mejores bares de Buenos Aires que lleva su mismo nombre, inspirado en las bodegas donde bebían los inmigrantes en el siglo XIX y principios del XX. Aquí encuentras recetas clásicas y de múltiples orígenes, como gin, genever, jerez, bitter, ron y pisco con un toque muy argento –como una pizca de yerba mate-, a cargo de  su creador, el bartender Tato Giovannoni, e instalado en Retiro, uno de los barrios más cotizados de la ciudad.

Menú por pasos. Gonzalo Aramburu, uno de los chefs más reputados del país, acaba de mudarse al barrio de Recoleta en sus dos versiones: Aramburu Bistró y Aramburu Bisrepresentan su lado gourmet y su vertiente más informal respectivamente. En 12 y 6 pasos cada uno, el menú incluye múltiples sabores y temperaturas, donde destacan el tartar de novillo y cous cous con alcaparras fritas, yema de codorniz, papas pay y mostaza. Además, la lista de vinos incluye una selección de bodegas emergentes de Mendoza.

Noche de eventos. Una muestra de cómo esta ciudad se reinventa es la Usina del Arte, un espacio dedicado a la cultura y los eventos en vivo ubicada en el tradicional barrio de La Boca, instalado en lo que alguna vez fue una planta de energía eléctrica de arquitectura renacentista florentina. Acá hay exposiciones, eventos para niños y música en vivo que va desde el infaltable tango, pasando por indie rock, hasta la Filarmónica de Buenos Aires. También se puede visitar de forma gratuita durante el día.

Parrilladas. No se puede ir a Buenos Aires sin pasar por una de sus míticas parrilladas. Pero lo recomendable es saltarse los infaltables atrapaturistas, siempre llenos y caros, para probar apuestas seguras como La Brigada, que lleva 25 años emplazada en San Telmo, con excepcionales cortes de carne –que, como acostumbran decir los porteños, “se cortan con cuchara”-, un gran servicio y una cava variada y siempre a temperatura perfecta.

 

 

Fuentes

nytimes.com

planetajoy.com

independent.co.uk

worlds50bestbars.com

eternabuenosaires.com









Comentarios


Compartir