Trucos infalibles para lograr una mirada más expresiva

Los ojos son el reflejo del alma, pero a veces todas necesitamos una ayudita para conseguir resaltar mejor su forma y color. Sácale el mejor partido a uno de tus mayores atributos y róbate todas las miradas con esta serie de consejos de maquillaje.

¿Quién no sueña con tener los ojos más grandes y expresivos? Especialmente, en los días que estamos cansadas o trasnochadas. ¡Pero tenemos el secreto! Un buen maquillaje te ayudará a conseguir el look que quieres, destacando la belleza natural de tu mirada. Sólo necesitarás artículos simples como un encrespador de pestañas, un lápiz blanco, un delineador, sombra de ojos, pinzas y lápiz labial.

Maquíllate según tu tipo de cara. No todos los rostros son iguales. Ten siempre en cuenta tus propias formas antes de elegir maquillaje, pestañas postizas o delineado. Por ejemplo, si tu nariz es más redonda es mejor distanciar tus cejas al delinearlas; en cambio, si es más recta, júntalas.

Dale carácter a tus cejas. Al resaltarlas con un lápiz, cera o sombras para ojos, harás que tus ojos destaquen más y le darás personalidad a tu rostro.

Usa un resaltador. Una piel brillante es el mejor soporte para lucir tus ojos. Puedes destacarla con un resaltador, en los extremos interiores de los ojos y a lo largo de las cejas.

Ojos siempre delineados. Déjate llevar dibujando con tu lápiz o delineador (negro y líquido) líneas curvas que le darán forma y movimiento a tus ojos. Hazlo sólo hasta la mitad del ojo para que el efecto sea natural y no endurezca tu mirada. Muy recomendable para ojos pequeños o rasgados. ¡El delineador siempre funciona!

Smokey eyes. Los ojos ahumados son un estilo de maquillaje de ojos que se ha vuelto muy popular en el último tiempo. Perfecto para lucirlos y resaltar tu mirada en cualquier momento y situación. Aunque no se recomienda para todos los ojos, en especial para los más saltones o rasgados.

Haz que tus ojos luzcan más grandes. Con un lápiz blanco, dibuja un punto en el extremo inferior del ojo y difumina con suavidad. También puedes, con el mismo lápiz, dibujar una línea bajo las pestañas inferiores, desde el punto exterior del ojo al inferior. Y agrégale una línea al arco superior de tus cejas para un destacado extra.

Encrespa tus pestañas. Un arreglo fundamental para darle personalidad a tus ojos. Puedes hacerlo con un encrespador o con pinzas, cuidando que quede lo más natural posible. Ojo con la máscara a prueba de agua: no es recomendable usarla a diario, porque a la larga puede dañar tus pestañas. También puedes usar el viejo truco de la cuchara de té dada vuelta contra tu dedo pulgar para arquear tus pestañas. ¡Infalible!

Alarga tus pestañas. La técnica es en dos pasos: primero, mira hacia arriba y pasa el rímel desde las raíces hasta las puntas de las pestañas. Luego, tómalo de forma vertical y dedícate a cada pestaña en particular.

Dile no a las ojeras. Nada atenta más contra la belleza de tu rostro que unas ojeras que denoten cansancio y pocas horas de sueño. Protégete de ellas aplicándote parches de colágeno, bolsas de té congeladas o hasta papas frescas en rebanadas. Si usas corrector de ojeras, resalta tu mirada aplicándotelo en forma de triángulo invertido hacia tus mejillas.

Suaviza tu rostro con lápiz labial claro. Un tono color piel hará que todas las miradas pasen de tus labios a concentrarse en tus ojos. Elige un tono un poco superior al de tu piel.

 

Fuentes

elsalvador.com

genial.guru

vix.com

 









Comentarios


Compartir