Bajar de peso... ¿comiendo grasas? ¡Es posible!

Nada tiene peor fama que las grasas a la hora de intentar bajar de peso. ¡Pero esto puede cambiar! En su libro "Come grasa y adelgaza" el doctor Mark Hyman demuestra que se puede comer lo que más nos gusta. ¿El secreto? Saber diferenciar las grasas nocivas de las "buenas".

Toda la vida hemos escuchado lo mismo: las grasas son lo que debemos mantener más lejos a la hora de comenzar una dieta. Y si alguna vez has intentado seguir algún régimen, sabrás lo difícil que puede ser abstenerse de un rico plato de tocino o una carne bien preparada.

“Es verdad que la grasa corporal nos enferma y acorta nuestra vida. Lo que es falso es que la grasa que tenemos en el cuerpo es producida por la grasa que comemos”. Este es el manifiesto del doctor Mark Hyman, quien ha alcanzado la fama mundial con su libro “Come grasa y adelgaza”. Tras múltiples investigaciones, logró un compendio de tips y respuestas ideales para conocer el real efecto de las grasas en nuestro organismo, eliminando los vicios que impiden llegar a la gran meta: estar delgados y saludables.

Hyman es un ex vegetariano que por años basó su dieta en pan integral, pastas, frutas, verduras y granos… ¡hasta que se dio cuenta de que aumentaba de peso igual! En ese momento decidió incorporar más grasa en su alimentación y vio que su silueta mejoró notablemente. Le aconsejó lo mismo a sus pacientes y sus progresos fueron similares a los suyos. Hoy en día, Hyman es director del Centro de Medicina Funcional de una clínica estadounidense, desde donde promueve su modelo de alimentación. “Durante 40 años hemos recibido consejos erróneos sobre las grasas, que nos han conducido a la peor epidemia de obesidad y diabetes de la historia”, declaró a The New York Times.

Para el profesional, el verdadero enemigo son las grasas dulces. Si las mezclamos con azúcares y carbohidratos, nuestros niveles de insulina se dispararán, que es lo que en verdad produce el engordamiento. En su libro, Hyman propone estos 10 principios que defienden lo positivo del consumo de grasas para adelgazar.

  • El exceso de azúcar hace que el organismo la convierta en grasa.
  • Todos los azúcares dañan nuestra salud, a diferencia de las grasas, que son de muchos tipos que debemos aprender a diferenciar.
  • Consumir poca grasa es perjudicial cuando esa falta es sustituida con azúcar, que aumenta el colesterol y aumenta el riesgo de sufrir infartos.
  • Las grasas saturadas no son el enemigo y no provocan ataques al corazón.
  • Hay alimentos ricos en grasas saludables: aceites vírgenes, pescado azul, semillas de lino, palta, almendras y frutos secos.
  • El Omega 3, presente en pescados, mariscos, aceites y semillas, es fundamental en toda dieta.
  • Además de mantener buenos niveles de azúcar, las “grasas buenas” ayudan a quemar las malas, reduciendo así el hambre.
  • Las “grasas buenas” pueden ayudar a controlar la diabetes.
  • Nuestro cerebro necesita grasa para conectar sus células, mejorando así la memoria, el aprendizaje y la felicidad.
  • Si no recibes grasas buenas, tu cuerpo te las pedirá. Picor en la piel, uñas quebradizas o articulaciones rígidas son avisos de que las necesitas.

 

Entonces, ¿cuál es la dieta que propone Hyman? Según su libro, es una mezcla de la paleolítica y la vegana: baja en azúcares y carbohidratos refinados y, en cambio, muy alta en alimentos provenientes de plantas y grasas magras. “Entre el 70 y 80 por ciento de la dieta debe consistir en plantas comestibles”, sostiene. Además, debe incluir grasas de calidad, como nueces, semillas, aceite de oliva, palta, aceite de coco y pescados grasosos, todos sin procesar.

Su mensaje se resume en que “no todas las calorías son iguales, y no sólo debemos ejercitarnos más y comer menos. No puedes combatir una mala dieta con ejercicio. El metabolismo no es un asunto matemático, sino hormonal. La comida es información. Son instrucciones para encender o apagar distintos interruptores en el cuerpo que regulan el hambre y el metabolismo. Si te enfocas en la calidad, y no en las calorías, la cantidad se da por sí sola”.

¿Te atreves a probar el método del Doctor Hyman?

 

 

Fuentes

emol.com

www.nytimes.com

megustaleer.cl

armoniacorporal.es









Comentarios


Compartir