Mantén tu pelo a salvo de las amenazas del verano

Contaminación, sol extremo, agua salada, cloro en las piscinas: el verano puede estar lleno de factores que atentan contra el brillo y luminosidad de tu pelo. Descubre qué puedes hacer para cuidarlo y seguir luciéndolo perfecto en los días de más calor.

Se acerca el verano y vienen días de relajo, sol, playa y piscinas. Pero, ¿cómo cuidar tu pelo de la exposición a rayos UV, la contaminación, el agua salada del mar y el cloro? Aquí, una serie de consejos para que llegues a marzo con un cabello brillante y saludable.

Cuida tus puntas. Antes y después de salir de vacaciones puedes darles un pequeño corte, el justo y necesario para que no tengas que sacrificar el largo de tu cabello. Esto, además de darle fuerza y mantener tu fibra capilar en buen estado, permitirá que el aspecto general de tu pelo mejore después de exponerse a todos los factores dañinos del verano.

Los sombreros no pasan de moda. ¿Quieres cuidar tu cabello con estilo? Combina tus looks de verano con uno fabuloso que te protegerá de los rayos del sol y la contaminación. Eso sí, procura no elegirlo demasiado ajustado: podrían generar un exceso de calor innecesario en tu cabeza.

Protege tu cuero cabelludo. Si lo tuyo no son los sombreros, y dado que la radiación ultravioleta lo afecta tal como al resto de tu piel, cubre tu cabeza con elegantes pañuelos que funcionen como barrera defensiva. También puedes usar mascarillas capilares una vez por semana para hidratarlo y repararlo. Y no olvides mojarlo antes y después de exponerlo a aguas de mar. Te recomendamos también no amarrarte el pelo al salir del mar o la piscina, lo que podría volverlo débil y quebradizo. Tómatelo sólo cuando se haya secado.

El cloro de la piscina, un enemigo que acecha. Es una amenaza pero no es imbatible. Para sortear sus embates es recomendable, al igual que en el agua de mar, que te mojes el pelo antes y después de meterte a la piscina. Esto, porque la humedad absorbe menos los químicos presentes en el cloro. También puedes ayudar usando aceites de coco, jojoba o acondicionador (sin enjuagar después) De la misma forma, no es buena idea usar shampoo antes de sumergirte en el agua, ya que hacerlo elimina de tu cabello aceites naturales que cumplen una función protectora. Si no quieres sustancias, prueba trenzando tu pelo o usando una gorra de baño.

Hidrata no sólo tu cabello. Si tomas una buena cantidad de agua a diario, mejorarás tu salud general y eso se notará en tu cabello, que se volverá firme y sano.

Cuidados especiales para los pelos crespos. El enemigo número uno de toda crespa es la resequedad y tu clave para vencerla es la hidratación constante. Una buena idea es humectar tu pelo con aceite de coco, que puedes aplicar sólo en las puntas o bien en forma de masaje. Eso sí: nunca cepilles tu cabello húmedo, pues esto deja tu fibra capilar más delicada y propensa a los daños.

Deja el secador para el invierno. En esta época, lo recomendable es secar tu cabello de forma natural, al aire. Para esto puedes dejar que la toalla haga su trabajo, apretando cuidadosamente tu pelo con ella y luego llevándolo hacia el cuero cabelludo. Es la mejor forma de secarlo sin ser invasiva.

Bájale unos tonos a tu teñido. Si estás luciendo un look tinturado, lo mejor es bajarle un poco el tono, ya que el verano se encargará de aclararlo por sí solo. Esto también ocurre en cabellos no tinturados. Y como el sol, el cloro de la piscina y la sal de mar también afectan tu tonalidad, es bueno mantenerla con tonalizantes que lo mantengan vivo y brillante. Puedes escoger también un shampoo intensificador del color.

 

Fuentes

clarin.com

vix.com

revistamujer.cl









Comentarios


Compartir