Fortalece tu cuerpo y mente... ¡viajando por el mundo!

¿Te mueres por darte un break, tomar tus maletas y escaparte de la rutina por unos días? Un viaje puede ser un acto mucho más beneficioso de lo que crees. De acuerdo a la ciencia, conocer nuevos lugares tiene el potencial de mejorar nuestra salud mental y física.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste tus maletas y partiste rumbo a una ciudad o país que no conocías? Si la respuesta es nunca, quizás sea hora de salir de tu zona de confort… ¡por salud!

Si buscas reducir la ansiedad, aumentar tu capacidad de resolver problemas, mejorar tu habilidad de conectar con nuevas personas, abrir la mente, descubrirte a ti mismo y darle la pelea a las inseguridades, la ciencia nos recomienda… organizar un viaje.

Un reciente estudio publicado en el Journal of Positive Psychology asegura que, como sentimiento, la felicidad se origina en el registro de recuerdos y vivencias relevantes, cuya máxima expresión son los viajes. Para la mente humana, una buena experiencia se valora más que una posesión material.

Otro estudio, proveniente del Reino Unido, asegura que la sola planificación de un viaje ya produce un efecto de felicidad. La emoción de elegir un destino, comprar los pasajes, preparar las maletas y esperar el día y hora del viaje aumentan los niveles de placer.

En tanto, la Clínica Marshall elaboró una investigación donde se comprobó que las mujeres que viajan sólo una vez cada dos años son más propensas a la depresión y al estrés respecto de las que vacacionan al menos dos veces al año. Del mismo modo, la ciencia asegura que negarte a viajar puede ser caldo de cultivo para ataques al corazón.

Un dato sorprendente de la Universidad de Massachusetts demuestra que los hombres que no toman vacaciones en años son 30% más propensos a un infarto, y que las mujeres que lo hacen una vez cada seis años tienen ocho veces más posibilidades de sufrirlo.

Y como si todo esto fuera poco, la Asociación Americana de Psicología hizo una encuesta sobre estrés que arrojó que esa emoción negativa se neutraliza en un viaje, al eliminar ambientes y actividades que nos generan tensión. Incluso, una travesía lejos de todo puede reenfocar nuestras emociones, volviéndonos personas más compasivas. ¡Qué mejor idea que dejar todas las preocupaciones en la casa mientras viajamos!

¿Poco presupuesto para viajar? ¡No te preocupes! Según los expertos, no es imprescindible que vayas muy lejos ni gastes mucho dinero. Todos los viajes, por el solo hecho de significar un escape a nuestro día a día, generan esta carga positiva.

¡Los beneficios de viajar son infinitos! Los precios de los pasajes en avión van en descenso, mientras Internet, la televisión y el cine nos permiten saber más de lugares que antes sólo veíamos muy de lejos. Ahora que se acerca el verano, ¡aprovecha la oportunidad de recorrer y darle un nuevo foco a tu vida!

Fuentes

Psicologiaymente

Hipertextual

Eldiario









Comentarios


Compartir