Ñoquis a fin de mes

La tradición italiana dice que si el 29 de cada mes se comen ñoquis, el bienestar económico estará asegurado.

La tradición de los ñoquis del 29, se remonta a una antigua leyenda italiana según la cual unos campesinos compartieron su plato de ñoquis con San Pantaleón cuando éste peregrinaba por el norte de Italia realizando milagrosas curaciones. Agradecido, el santo les prometió un año de buena pesca y cosechas, y como la profecía se cumplió, desde entonces comer ñoquis los días 29 de cada mes se convirtió en una cábala para la buena suerte.

Si bien son un clásico italiano, en cada país se fue modificando según sus gustos y disponibilidades: se pueden hacer con distintas harinas,  se les puede agregar vegetales, queso o ricota. A continuación, te compartimos una de las recetas clásicas de ñoquis para que este mes pruebes si la leyenda es verdadera.

INGREDIENTES

800 grs. de papas, peladas y picadas en 4

Sal

Pimienta blanca, molida

1 huevo

2 tazas de harina

1/4 taza de queso parmesano rallado

Harina

PREPARACIÓN

Coloca las papas en una olla con agua y lleva a ebullición hasta que ablanden, luego escurre y realiza un puré el cual condimentarás con la sal y la pimienta.

Añade el huevo al puré y mezcla con una cuchara de madera hasta integrarlo completamente, posteriormente agrega la mitad del queso parmesano y la mitad de la harina y sigue revolviendo hasta obtener una masa uniforme.

Si notas que está muy suave, puedes añadir un poco más de harina para aumentar la consistencia. Amasa un poco utilizando harina espolvoreada sobre la mesa en la que realices los ñoquis.

A continuación divide la masa en 4 partes de tamaño similar y estira un rollo más o menos grueso, del tamaño que quieres el ñoqui (2 cm es un tamaño ideal), para después cortar con un cuchillo y dejarlos en una bandeja utilizando papel antiadherente.

Cada uno de los trozos de masa, pásalo a la vez por un poco de harina con ayuda de un tenedor y llévalos de nuevo a la bandeja, para que queden con esa bonita forma.

Mientras tanto, prepara una olla con agua hirviendo y ve colocando pequeñas porciones de los ñoquis que ya están listos. No satures con muchos de ellos la olla para que se cocinen bien y puedan flotar a la superficie, lo cual te indicará que ya están listos para comerse.









Comentarios


Compartir