Sopa de cebolla: Una favorita universal

Originaria de Francia, la sopa de cebolla es una receta sencilla que todos pueden hacer en su casa. Eso sumado a que se sirve acompañado con pan horneado y queso fundido, la transforma en la favorita de todos los comensales.

Ingredientes

2 cebollas blancas

1 copa de vino blanco

Aceite de Oliva

1/4 de pan de mantequilla

2 litros de caldo de pollo o carne

½ pan baguette

Queso Parmesano

Orégano, Sal, Pimienta, etc.

Corta las cebollas en corte pluma y comienza a derretir la mantequilla en un sartén junto a tres cucharaditas de aceite de oliva. Apenas la mantequilla se derrita por completo, agrega las cebollas y cocina hasta que estén caramelizadas.

Tip: El término caramelizar se le da a la cebolla ya que uno de sus componentes es el azúcar. Esto sucede cuando la cebolla se cocina, pone tierna y adquiere un color café caramelo, tal como el azúcar.

Cuando notes que las cebollas están casi caramelizadas, agrega una copa de vino blanco y sal y pimienta a gusto. Deja hervir hasta que el vino pierda el alcohol.

Paralelo a esto, debes preparar el caldo disolviendo tres cubitos de caldo Maggi o Knorr en dos litros de agua. Incorpora las cebollas al caldo y deja hervir por 15 minutos.

Para el acompañamiento: Toma una bandeja de horno y pon la baguette cortada en rodajas. Rocíalas con aceite de oliva, queso parmesano y orégano. Hornea 5 minutos o hasta que el queso esté derretido y listo.

¡Bon Appétit!









Comentarios


Compartir