¡Reúne en estas vacaciones a tus amigos en casa!

Preparen deliciosos arrollados primavera en la comodidad de tu cocina.

Este bocadillo oriental es muy popular entre los snacks para compartir. Su inigualable sabor y textura los hacen muy apetecidos al momento de pensar: qué comer. Es por eso que hoy te dejamos la receta para que la hagas en tu casa junto a tus más cercanos. ¡Disfrútenlo!

 

Ingredientes para 4 personas:

 

Para la masa:

-       1 kg de harina.

-       700 cc de agua.

-       3 cucharadas de vinagre blanco.

-       1 cucharadita de sal.

 

Para el relleno:

-       1 taza de carne molida.

-       2 tazas de repollo (corte pluma).

-       ½ taza zanahoria (rallada).

-       ½ taza de cebolla (corte pluma)

-       1 yema.

-       2 cucharadas de aceite.

-       1 cucharadita de sal.

-       1 cucharadita de ajinomoto.

-       ½ cucharadita de azúcar.

-       Pimienta.

-       Sal.

-       Salsa de soya.

 

*Ajinomoto o sal china, es un ingrediente que aumenta los aromas y sabores de las comidas. Puedes conseguirlo en cualquier supermercado.

 

Preparación:

Pon en un bowl la harina y una cucharadita de sal, agrega el agua y el vinagre, mezcla todo muy bien. Cuando tengas una masa uniforme, suave y lisa, ponle papel film y déjala en el refrigerador al menos una hora. Cuando haya pasado el tiempo, saca la masa y haz bollitos, estíralos hasta formar rectángulos de unos 15x10 cm y 3 mm de espesor.

Para el relleno, pon una olla con agua hirviendo y cuece el repollo y la zanahoria. Una vez notes que esté listo, retira y reserva.  En un wok con aceite, dora la cebolla, luego agrega la carne molida. Condimenta todo con una cucharadita de sal, el ajinomoto,  azúcar, salsa de soya y pimienta.  Cuando la carne dore, saca la mezcla y agrégala a la preparación del repollo y las zanahorias. Luego distribuye una cuchara de preparación sobre los rectángulos de masa, cerca de su borde. Luego, enrolla hasta la mitad la masa y dobla las dos aletas laterales hacia dentro y sigue enrollando. Antes de terminar, añade un poco de yema para sellar. Repite este procedimiento con todos los trocitos de masa.

Finalmente – y con mucho cuidado – pon sobre un wok abundante aceite y fríe durante 4 minutos. Procura moverlos constantemente para evitar que se quemen. Retira y ponlos sobre papel absorbente para sacar el exceso de aceite.  ¡Y listo! Recuerda acompañarlos con salsa de soya. ¡A disfrutar!

 









Comentarios


Compartir